sábado, 24 de octubre de 2015

Escaramuzas: La Bruma de Amanum

Las Ciudades Gemelas de Amanum y Sipar fueron antaño una de las joyas de Kishar.  Desde hace décadas, Sipar quedó huérfana de su hermana, que yace entre escombros y ruinas por culpa de una misteriosa neblina que la recubre. Aquellos locos que entren en su interior descubrirán que, si bien la bruma alcanza sólo determinadas zonas de la ciudad, ésta parece tener vida propia.

La niebla aparece como una zona grisácea densa, más parecida al humo de una hoguera que una bruma natural del río. Este fenómeno no se eleva hacia el cielo, sino que permanece a ras del suelo, ocultando lo que uno pisa, y es fría al tacto (recordemos que los personajes irán con sandalias). La altura de la bruma aumenta conforme uno se acerca a los focos de infección, llegando un momento en que supera incluso a los wardu, y oscurece la luz del sol. Respirar en estos lugares es trabajoso, como si no hubiese suficiente aire.

El aleteo será la única advertencia que reciban los pjs


La extensión de las brumas dependerá del director de juego. Las más pequeñas pueden cubrir una habitación entera, mientras que las mayores abarcan barrios enteros de la ruinosa ciudad. En aquellas zonas donde la niebla es más espesa y tapa la luz, pueden observarse apariciones extrañas. Se trata de siluetas de criaturas voladoras similares a palomas. Estas aves son en realidad espíritus que portan la enfermedad y los causantes de la bruma. El fuego las ahuyenta, pero no las mata, pues sólo la hechicería es capaz de deshacerse de ellas. Las aves rara vez están solas, prefieriendo revolotear en bandadas alrededor de los instrusos, y cuando ven una oportunidad, se lanzan derechas hacia el mortal distraido. Cuando impactan, estallan en humo que con vida propia se  introducen por los orificios de la boca, nariz y oidos de la víctima, poseyéndolo e infectándolo. Debido a la poca visibilidad de la niebla, es difícil verlos venir y apartarse a tiempo. Además el aire viciado de la niebla debilita, facilitando su trabajo.

Los cuencos malditos


Estas aves de plaga son una forma de maldición, que cualquier brujo puede liberar con facilidad. El foco es un cuenco y unos ingredientes (dejamos a elección del DJ su contenido). Cuando se realiza con éxito, del recipiente sale humo sin parar, y cuando una zona contiene suficiente cantidad de bruma, salen estas aves. Estos recipientes actúan como portales en realidad, así que destruirlos impedirá que la niebla se extienda, pero no se librará de los demonios y la bruma ya existentes, y es el motivo por el que Enmeduranki aún no ha podido deshacerse de ellos. De hecho, las criaturas pueden ocultarse dentro de los cadáveres en descomposición, y salir en bandada. Si se quema el cuerpo, los espíritus huirán.

El loco del Ensi cometió un grave error al liberar la plaga de demonios de la enfermedad, pensando que su dominio de la magia negra le permitiría controlarlos. Por suerte para él, las murallas de las ciudades, más allá de ser un mero elemento físico, son en la mágica Kishar barreras espirituales para muchas criaturas sobrenaturales, una de las razones por las que los Ensi procuran que se encuentren en buen estado e invierten tantos recursos en ellas. Esto ha mantenido a los demonios encerrados dentro de la ciudad. Pero la falta de mantenimiento ha hecho que las grietas sean más profundas cada año, y que las piedras se resquebrajen y muestren signos graves de deterioro. Algún día no muy lejano, las brumas se filtrarán por ellas y la plaga desbordará la ciudad para asolar Sippar.

Para aquellos directores de juego que deseen ambientar sus partidas en la silenciosa Amanum, pueden utilizar este enfrentamiento para resaltar la necesidad de no pasar mucho tiempo dentro de la ciudad.

AVE MENOR
Estos demonios tienen forma de palomas o aves de un tamaño similar. Si se las pudiese observar detenidamente, se vería que no tienen ningún rasgo llamativo, sino que son criaturas formadas a partir de niebla.

AVE MAYOR
Una versión mayor de las anteriores, las grandes aves de plaga pueden llegar a ser tan grandes como buitres y son mucho más peligrosas al ser más rápidas y difíciles de esquivar. En algunas ocasiones, justo cuando está a punto de ponerse el sol, se pueden observar a algunas de ellas sobrevolando las ruinas de la ciudad, antes de desaparecer.

ESTADÍSTICAS
Usar los valores del Águila que aparece en el libro básico de la Puerta de Ishtar, página 297. Quitar un par de puntos de Aguante para las Aves Menores, y aumentar la EC en combate  para las Aves Mayores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada